A CARGAR

Escribir para buscar

Trastorno obsesivo compulsivo

Share

Los límites del trastorno obsesivo compulsivo no siempre son perceptibles, ya que no se trata de consumir o no consumir sustancias, comprar o no comprar esto o aquello, tomar medicación o no tomarla, estar o no estar en la cama o en el sofá todo el día. en depresión, navegue o no por Internet durante horas y horas.

Se trata de buscar obsesiva y compulsivamente el «equilibrio» en cada tarea, en cada gesto, en cada reacción, en cada espacio, en cada contexto: al amanecer, al anochecer, el día, la noche, en el horario laboral, en los períodos de ocio. , Las 24 horas de todos los días del año.

1. ¿Qué es?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, también conocido como TOC o TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), no presenta la linealidad de otros añadidos más evidentes, presentando, en diversas circunstancias, un límite muy delgado con lo que se ha estandarizado como supuesta normalidad. Por ejemplo, todos hemos dudado de si cerramos el coche o no, e incluso volvimos a confirmar. Hacerlo de forma repetida para dudar constantemente de si efectivamente estaba cerrado, incluso después de haber comprobado ya que lo hizo, es lo que distingue a estos episodios habituales de la vida cotidiana.

Hasta hace poco, muchas personas veían el trastorno obsesivo-compulsivo como una manía, un «golpe» o incluso una expresión de un «fallo mental». Sin embargo, hoy en día se sabe que se trata de una perturbación emocional y relacional, donde el fracaso es exactamente la palabra prohibida.

De hecho, el perfeccionismo es una de las marcas más pronunciadas de esta patología, siendo en muchos casos la principal preocupación de quienes padecen este trastorno.

Rituales asociados a controles interminables, limpiezas laboriosas, recuentos prolongados, búsqueda permanente de un orden de objetos, descontaminaciones (casi más rigurosas que las que se realizan en un quirófano) y agudización de la inquietud con la simetría producen, más allá del cansancio extremo, un total falta de espontaneidad. La relajación es, para quien sufre esta perturbación, un concepto absolutamente extraño.

En el Trastorno Obsesivo-Compulsivo, se produce una inversión de la escala de prioridades y valores y el individuo comienza a vivir, prácticamente exclusivamente, para responder a tales impulsos. La persona cree, aunque sea de manera irracional, que sucederá algo trágico si no toma estas acciones. Entonces, los impulsos parecen ser la única solución para prevenirlo y reducir su ansiedad.

Así, el individuo se encuentra entre la espada y el muro; la realización de los rituales lo agota y conduce a conflictos inevitables con quienes lo confrontan en este nivel (familiares o amigos más cercanos), por otro lado, no realizarlos desencadena en él una condición de ansiedad insoportable. Lo que se considera simple se vuelve complicado a lo imposible y se evitan situaciones, lugares, personas y objetos que se considera que causan malestar.

El «ritualista» permanece en constante estado de alerta, para controlarlo todo y a todos, lo que le trae no solo un cansancio excesivo, sino una enorme frustración, porque, de hecho, su objetivo es inalcanzable. Además, el individuo tiene que vivir con una enorme incomprensión con respecto a su dependencia conductual y a menudo se le acusa de no tener suficiente fuerza de voluntad para controlarla.

Las personas obsesivo-compulsivas son absolutamente conscientes de que los rituales que realizan no encajan en una matriz de comportamientos comunes y aceptados, pero son incapaces de contenerlos, terminando por tener una doble vida que los frustra y los agota.

2. ¿Se trata el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

Perturbacao obsessivo compulsiva 3 e1628869097840
Perturbacao obsessivo compulsiva 4

Cambiar los comportamientos descritos anteriormente es el primer paso para modificar los pensamientos que están en su origen y los sentimientos que resultan de ellos y que nunca son positivos.

Tomar conciencia de ti mismo, de tu adicción, del sufrimiento causado a la familia, del deterioro de las relaciones afectivas provocado por la enfermedad, de la pérdida espiritual y económica, del estancamiento de tu vida o, peor aún, de su decadencia y su peligro real, puede constituir un arranque. puntos por una solicitud sincera de ayuda del sujeto. Solo cuando realmente quiere que lo ayuden, es aconsejable intervenir.

Por paradójico que parezca, el “adicto” a los rituales tiene el privilegio de tener en su adición herramientas que pueden ser utilizadas para liberarse de estos rituales; se trata de aprovechar las características de la propia enfermedad para mitigarla. Si aprende a usarlos con prudencia, podrá aprovechar estas singularidades en la mayoría de sus experiencias fuera del tratamiento. La atención inusual a cada detalle es una de estas características.

La desensibilización, que es un enfoque muy utilizado en el tratamiento del Trastorno Obsesivo-Compulsivo, consiste en reducir paulatinamente los rituales del paciente, rompiendo los fuertes hábitos que ha convertido en patrones. Sin embargo, es necesario tener cuidado de reemplazarlos por otros más adecuados para él y su vida; de donde se toma algo negativo se debe colocar su opuesto, de lo contrario el paciente intentará llenar ese vacío con comportamientos antiguos o peores. En este procedimiento se debe tener en cuenta el tiempo y la capacidad de respuesta de cada individuo, siendo la paciencia una de las principales características terapéuticas requeridas.

Una sonrisa de aliento, una mirada de aprobación o un abrazo en reconocimiento al esfuerzo pueden tener efectos muy positivos en un paciente que tantas veces se ha sentido incomprendido. Poco a poco empieza a vivir de hecho, sin que su vida sea una mera cuestión de supervivencia, de dolor y desesperación.

3. ¿Sabía que la hospitalización por TOC es la forma más rápida de tratar este trastorno?

Si el paciente asiste a sesiones de psicoterapia o reuniones de grupos de autoayuda, pero luego regresa a casa, el efecto terapéutico de estos momentos puede diluirse con el tiempo.

En su “hábitat natural”, que es su espacio de confort, tendrá una mayor tendencia a realizar sus rituales siempre que surjan desafíos, molestias, ansiedades, vacíos, confusiones, indecisiones e incomodidades de cualquier tipo.

En una situación de Trastorno Obsesivo-Compulsivo, la hospitalización funciona como una especie de “dieta” de las compulsiones que el paciente siente la necesidad de realizar. Para ayudar en la comprensión de su adicción, su autoconocimiento y el descubrimiento de realidades saludables en las que la elección es posible, el paciente realiza trabajos escritos, lecturas y otro tipo de tareas.

La interacción con los demás miembros del grupo en el centro de tratamiento, que en un principio puede representar una dificultad casi insuperable, se revela muy constructiva en el proceso de superación de la obsesión.

Efectivamente, la seguridad derivada del apoyo mutuo y el cariño entre todos se transmite al paciente de forma continua y con un seguimiento constante, permitiéndole desconfirmar creencias erróneas y miedos irracionales. El paciente siempre tendrá a alguien cerca; alguien a quien pueda acudir, pedir consejo y ayuda.

Por supuesto, como con cualquier otra adición, el proceso no avanza en línea recta y de forma continua hasta el infinito. Sin embargo, no es solo el objetivo lo que cuenta; las eventuales adversidades en el camino, junto con las ocasiones más agradables, contribuyen al crecimiento personal del individuo y le serán útiles en su futuro.

A medida que pasa el tiempo, el paciente se vuelve cada vez más consciente de sus ganancias. Primero, a través de sus colegas de tratamiento, capaces de reconocer mejor sus cambios. Luego, por sí mismo, en una etapa en la que adquiere una verdadera conciencia de sí mismo y en la que aumenta su autoestima.

La vida adquiere colores más alegres, compartida con todos los que te rodean, porque ahora el sujeto ya no está solo y sintiéndose como un «pájaro raro», para tener la libertad de volar y transmitir a otros seres humanos, en sufrimiento, todo lo que se transmitió. a él y con experiencia en el centro de tratamiento.

RESUMEN

Clasificado como una enfermedad mental, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se caracteriza por obsesiones recurrentes (como pensamientos e imágenes intrusivas, no deseadas e incontrolables) y comportamientos o rituales repetidos compulsivamente. La prevalencia en la población general es del 2-3%.

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo pueden manifestar una variedad de síntomas que causan tensión, miedo, culpa y ansiedad e interfieren con las actividades de la vida diaria, el trabajo y las relaciones.

El trastorno obsesivo compulsivo se puede tratar con diferentes tipos de tratamiento, como terapia farmacológica y psicoterapia, o ambas. El objetivo es reducir los síntomas.

No ignore este problema, incluso si no está directamente con usted. Cuéntanos siempre.

Tags:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *